Señor la mies está a punto y no hay trabajadores que la cosechen.

Señor la mies está a punto y no hay trabajadores que la cosechen.

(Escrita por María Magdalena D’ Angelo de Curutchet)

Venimos a pedirte que nos des muchas y santas vocaciones que te ayuden a realizar tu plan de salvación. Señor danos muchos y santos sacerdotes, religiosos y religiosas que atiendan a tus hijos.
Que sean sacrificados y alegres, que nos muestren que tú pagas el ciento por uno aún en esta vida.
Danos Señor vocaciones que quieran servirte en los más pobres de los pobres, en los más despreciados, en aquellos que hoy se quiere eliminar.
Que vean tu rostro en sus caritas, que palpen en sus cuerpos tu cuerpo lastimado, torturado, crucificado.
Que al protegerlos y ampararlos los traten como tu Madre te trataba siendo niño, que al lavarlos sean otras Verónicas limpiando tu rostro, que al compartir sus sufrimientos sean otros Cireneos cargando tu cruz.
Que se alegren al acompañarte en tu camino a la cruz y así alivien tus sufrimientos y hagan crecer la santidad de toda la Iglesia.
Que de esta manera ayuden al mundo a darse cuenta que toda vida humana es digna de ser vivida y se acabe el flagelo del aborto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *