Saltar al contenido

Oración de San Pablo VI

Jesús, buen Pastor,

Tú que has venido

para buscar y salvar

lo que se había perdido;

Tú que has instituido

el sacerdocio de la Iglesia,

que ha de proseguir tu obra

por todos los tiempos,

te rogamos insistentemente:

envía operarios a tu mies!

Envía sacerdotes dignos a tu Iglesia!

Envía religiosos y religiosas!

Haz que sigan tu llamado

todos los que desde la eternidad

elegiste para tu santo servicio,

pero que ninguno se atreva a penetrar

en tu Santuario sin haber recibido ese llamado.

 

Fortalece, Señor,

a todos tus sacerdotes y religiosos

en su difícil vocación

y bendice sus esfuerzos y trabajos.

Que sean la sal de la tierra

que evita la corrupción;

que sean luz del mundo

que a todos iluminen con su palabra

y con su ejemplo.

Concédeles sabidurías paciencia y fortaleza

para que busquen tu gloria,

extiendan tu reino en los corazones de los hombres

y lleven las almas a ellos confiadas

hasta la Vida eterna. Amén.

 

María, Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.