Saltar al contenido

Oración de San Juan Pablo II por las Vocaciones

Señor Jesús,

 

Como llamaste un día a los primeros discípulos

para hacerlos pescadores de hombres,

continúa también haciendo resonar hoy

tu dulce invitación: ¡Ven y Sígueme!

 

Da a los jóvenes y a las jóvenes la gracia

de responder prontamente a Tu voz.

Sostén en sus fatigas apostólicas

a nuestros obispos, sacerdotes

y personas consagradas.

 

Da perseverancia a nuestros seminaristas

y a todos los que están realizando

un ideal de vida

totalmente consagrado a tu servicio.

Despierta en nuestra comunidad

el empeño misionero.

 

Manda, Señor, operarios a tu mies

y no permitas que la humanidad se pierda

por la falta de pastores, misioneros,

y de personas consagradas a la causa del Evangelio.

 

María, Madre de la Iglesia,

modelo de toda vocación,

ayúdanos a decir “SI” al Señor

que nos llama a colaborar

en el designio divino de Salvación. Amén.