LOS CORAZONES DE JESUS Y MARIA EN EL CALVARIO 

En este mes celebramos dos misterios muy unidos y como compenetrados, la Exaltación de la Cruz y la Virgen de los Dolores.

Esta estrecha relación entre ambos misterios no es casual, sino que proviene de la íntima unión que existe entre los Corazones de Jesús y de María.

“Qué entendimiento profundo se ha dado entre Jesús y su Madre. ¿Cómo explorar el misterio de su íntima unión espiritual?”[1]

«…El Corazón de la Madre es en todo semejante al Corazón del Hijo…María dio a luz a Aquel que es nuestra reconciliación; Ella estaba al pie de la cruz cuando, en la Sangre del Hijo,  Dios reconcilió «con El todas las cosas» (Col 1,20); ahora, glorificada en el cielo, tiene – como recuerda una plegaria litúrgica – «un corazón lleno de misericordia hacia los pecadores, que, volviendo la mirado a su caridad materna, en Ella se refugian e imploran el perdón» de Dios…»[2] 

En la Cruz, María comenzó a ser de modo más pleno nuestra Madre.

“esta «nueva maternidad de María», engendrada por la fe, es fruto del «nuevo» amor, que maduró en ella definitivamente junto a la Cruz, por medio de su participación en el amor redentor del Hijo”[3].

“¡Madre, que has mirado en este Corazón, cuando estabas presente al pie de la cruz!

¡Madre que, por voluntad de este Corazón, te has hecho Madre de todos nosotros! 

¿Quién conoce como Tú el misterio del Corazón de Jesús en Belén, en Nazaret, en el Calvario?” [4]

 «María, Madre Virgen, que conoces mejor que nosotros el Corazón Divino de tu Hijo, únete a nosotros hoy en esta adoración a la Santísima Trinidad e igualmente en la humilde oración por la Iglesia y el mundo. Tu sola eres la guía de nuestra plegaria»[5]

Que sea nuestra Madre Santísima quien nos enseñe a engendrar hijos para Dios allí en donde Dios nos ha plantado, por medio de la oración, el trabajo apostólico y el sufrimiento.

Las 40 hrs este mes de septiembre comienzan el lunes 14 a las 15 hrs. y concluyen el miércoles 16 a las 6 de la mañana.

 

¡Y que Dios bendiga abundantemente a todos los adoradores!   

 

[1] Redemptoris Mater, 21

[2]  Juan Pablo II, durante el rezo del Ángelus, 3 de septiembre de 1989

[3] Redemptoris Mater, 21

[4]  Corazón de Jesús, Paciente y Misericordioso. Ángelus (27 de julio de 1986)

[5] Juan Pablo II, durante el rezo del Ángelus, 3 de septiembre de 1989

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *