Hemos conseguido una audiencia privada

Hemos conseguido una audiencia privada, privadísima. El Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María nos van atender a cada una de nosotras, durante una hora, en estas 40 horas. Dicen que están muy felices de tener este momento de intimidad porque necesitan llenar de gracias a los religiosos. Sufren mucho por que los quieren a todos grandes Santos. Si lo fueran cambiaría el curso de la historia. Cada uno de ellos tiene en si un potencial de un tsunami, capaz de arrasar y llevar millones a la santidad. ¡Dios! Y en esa cita personal que tendremos conseguiremos con nuestras suplicas que ellos cumplan con estos fabulosos sueños. Y como se hace con los grandes acontecimientos, lo podremos preparar muchos días antes, iremos esperando esa cita con tanta emoción! Y Ellos se complacerán al escuchar que el ritmo de los latidos de nuestro corazón se acelera, que nuestras ansias de ser canal de gracias «crece y se agiganta». Ya nos parece estar viendo a estos religiosos. convertidos en grandes santos que despuntan por su fervor, audacia, por su loco amor a los dos Corazones. Los vemos suscitando vocaciones santas a su paso. Gracias cielo entero, por confiarnos sus fabulosos deseos y darnos parte para hacerlos realidad. ¡Permite , Señor, que después de esta cita, mi oración se convierta en un huracán de gracias para todos ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *