Ejemplo de una vocación: San Charles de Foucauld

Proponemos la vida del recientemente canonizado, San Charles de Foucauld, cómo su conversión es un ejemplo de cómo Dios puede mover las almas gracias a las oraciones y los ejemplos de buenas personas.

 

«Me gustaría ser bueno para que se pueda decir: Si tal es el siervo, ¿cómo será el Maestro?»

NACIMIENTO, INFANCIA Y JUVENTUD

San Carlos de Foucauld nació el 15 de septiembre de 1858 en Estrasburgo (Francia) en el seno de una familia muy cristiana. Fue bautizado dos días después de su nacimiento y recibió la primera comunión y la confirmación el 28 de abril de 1872. Perdió a sus padres cuando sólo tenía 6 años. Carlos y su hermana María son confiados a su abuelo materno. A los 12 años, tras la anexión de Alsacia a Alemania, la familia se traslada a Nancy.

ESTUDIOS SUPERIORES, CARRERA MILITAR Y ALEJAMIENTO DE LA FE

Muy inteligente, dotado de un espíritu curioso, cultivó desde muy joven la pasión por la lectura. Se dejó vencer por el escepticismo religioso y el positivismo que marcó su época. Pronto, según sus propias palabras, perdió la fe y se sumergió en una vida mundana de placer y desorden que le dejó insatisfecho.

 

En 1876, Charles ingresa en Saint-Cyr durante dos años. Oficial a los 20 años, es enviado a Argelia. Tres años más tarde, al no encontrar lo que buscaba, renunció para emprender, con riesgo de su propia vida, un viaje de exploración en Marruecos, entonces cerrado a los europeos; exploración científica, que describiría en su libro Reconnaissance au Maroc, 1883-1884 y que le valdría la gloria reservada a los exploradores del siglo XIX.

CONVERSIÓN

El descubrimiento de la fe musulmana, la búsqueda interior de la verdad, la bondad y la discreta amistad de su primo y la ayuda del abate Huvelin le llevarán a redescubrir la fe cristiana. A finales de octubre de 1886, acude al abate Huvelin en la iglesia de San Agustín de París: se confiesa y comulga. Esta conversión, sin duda latente durante algún tiempo, se hizo total y definitiva.

 

Completamente renovado por esta conversión, alimentado por la Eucaristía y la Sagrada Escritura, Carlos de Foucauld comprendió entonces que «no podía hacer otra cosa que vivir para Dios» a quien quería consagrar toda su vida y así «exaltarse en la pura pérdida de sí mismo ante Dios». Durante tres años, ayudado por el abate Huvelin, intenta comprender cómo realizar concretamente su vocación de consagración total a Dios. Él, que había conocido la riqueza y la vida acomodada y había sido poseído por una gran voluntad de poder, quiso imitar al Jesús pobre que ocupó «el último lugar».

LA BÚSQUEDA DE LA SANTIDAD, EN EL MISTERIO DE NAZARET

Después de una peregrinación a Tierra Santa (1888-1889), donde, «caminando por las calles de Nazaret en las que se posaron los pies de Jesús, el pobre artesano», descubrió el misterio de Nazaret, que sería en adelante el corazón de su espiritualidad, ingresó en el monasterio trapense de Nuestra Señora de las Nieves, en la diócesis de Viviers, en Francia, y, al cabo de unos meses, fue enviado a Siria, al monasterio trapense de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, un monasterio pobre, cerca de Akbès.

 

Allí permaneció 7 años, dejándose formar en la escuela monástica y buscando la más perfecta imitación de Jesús que vivía en Nazaret. Pero al no encontrar allí la radicalidad que deseaba, a pesar de que «todo el mundo le veneraba como un santo», pidió abandonar el monasterio trapense. En enero de 1897, el Padre Abad General le libera de sus compromisos trapenses temporales y le deja libre para seguir su vocación personal.

 

Carlos partió hacia Tierra Santa y se fue a vivir a Nazaret, como siervo de las Clarisas (1897-1900). En el servicio, en el trabajo humilde, en la meditación del Evangelio al pie del Tabernáculo, tratará de vivir «la existencia humilde y oscura del divino obrero de Nazaret», como hermanito de Jesús en la santa casa de Nazaret entre María y José. Meditando el misterio de la Visitación, quien había recibido «la vocación a la vida oculta y silenciosa y no la de hombre de palabras» descubre que también él puede participar en la obra de la salvación imitando «a la Santísima Virgen en el misterio de la Visitación, llevando a Jesús y la práctica de las virtudes evangélicas […] como ella, en silencio, entre los pueblos infieles, para santificar a estos desdichados hijos de Dios mediante la presencia de la Santa Eucaristía y el ejemplo de las virtudes cristianas».

ORDENACIÓN SACERDOTAL Y ESTANCIA EN ARGELIA

Confortado por la certeza de que «nada glorifica tanto a Dios aquí abajo como la presencia y la ofrenda de la Eucaristía», recibió la ordenación sacerdotal el 9 de junio de 1901 en Viviers, tras pasar un año de preparación en el monasterio de Nuestra Señora de las Nieves que le había acogido al comienzo de su vida consagrada.

 

«Mis retiros de diaconado y de sacerdocio me mostraron que esta vida de Nazaret, que me parecía mi vocación, tenía que ser vivida no en Tierra Santa, tan querida, sino entre las almas más enfermas, las ovejas más abandonadas».

 

Así, en 1901, Charles de Foucauld se dirigió a la frontera marroquí, a Argelia, y se puso al servicio del prefecto apostólico del Sáhara, Mons. Guérin, que vivía en el oasis de Beni-Abbès (1901-1904). Allí intentaba llevar a todos los hombres que encontraba a Cristo «no con palabras, sino con la presencia del Santísimo Sacramento, el ofrecimiento del Divino Sacrificio, la oración, la penitencia, la práctica de las virtudes evangélicas, la caridad, una caridad fraterna y universal, compartiendo hasta el último bocado de pan con cada pobre, con cada huésped, con cada forastero que se presenta y recibiendo a cada hombre como un hermano querido».

 

Construyó una ermita y se dotó de un reglamento detallado, como un monje. Pero su deseo de acoger a todos los que llaman a su puerta pronto convierte la ermita en una colmena de la mañana a la noche. Escribe: «Quiero que todos los habitantes, cristianos, musulmanes, judíos, se acostumbren a mirarme como su hermano, el hermano universal. Están empezando a llamar a la casa ‘la fraternidad’ y eso me gusta mucho».

MISIONERO DE UN AMANTE DE DIOS EN TAMANRASSET, ENTRE LOS TUAREGS

Debido al cierre de las fronteras con Marruecos, y mientras recibía una invitación al Hoggar -no se podía permitir que ningún sacerdote residiera allí, debido a la política anticlerical del gobierno francés-, se dirigió hacia los tuareg. Por eso, en 1905, Carlos se fue a vivir al corazón del Sahara, en Tamanrasset. Pobre entre los pobres por fidelidad a su vocación de imitar la vida oculta de Jesús en Nazaret, que se había hecho pequeño para dar un rostro humano a Dios, Carlos se hizo pequeño entre los pobres para revelar el rostro de un Dios que es Amor: «Amarnos unos a otros, como Jesús nos amó, es hacer de la salvación de todas las almas la obra de nuestra vida, dando, en caso de necesidad, nuestra sangre por él, como hizo Jesús».

 

El amor le llevó a dar su vida el 1 de diciembre de 1916, asesinado por los asaltantes, en un expolio extremo.

IMITANDO AL POBRE JESÚS HASTA LA MUERTE

En la muerte, realizó perfectamente su vocación: «Silenciosamente, secretamente como Jesús en Nazaret, oscuramente, como Él, pasando desconocido sobre la tierra como un viajero en la noche […] pobremente, laboriosamente, desarmado y mudo ante la injusticia como Él, dejándome como el Cordero divino para ser esquilado e inmolado sin resistencia ni discurso, imitando en todo a Jesús en Nazaret y a Jesús en la Cruz».

 

Así se cumplió uno de los deseos más tenaces: el de imitar a Jesús en su dolorosa y violenta muerte, para darle la señal del mayor amor y completar así la unión, la fusión del que ama en el que es amado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.