Santa Teresita del Niño Jesús

Santa Teresita del Niño Jesus, supo oír lo que pide Jesus y acogió ardientemente el llamado a orar y a decir: Nuestra misión….es la de formar trabajadores evangélicos que salven millares de almas.. (Santa Teresita del Niño Jesus, Carta 135)

Nuestro Señor Jesucristo, les pidió a sus discípulos y nos sigue hoy pidiendo a nosotras, ¿le oímos?, ¿le hacemos caso?, ¿rogamos a Dios por mas vocaciones?, ¿qué hacemos para la salvación de la almas?, ¿conquistamos almas para Cristo?

Santa Teresita del Niño Jesus le escribe a una de sus hermanas:

“Un día, mientras pensaba qué podría hacer para salvar almas, unas palabras del Evangelio me llenaron de luz: Jesús decía a sus discípulos..: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores».

¡Qué gran misterio…! ¿No es Jesús todopoderoso? ¿No son las criaturas de quien las ha hecho? Entonces, ¿por qué dice Jesús: «Rogad al Señor de la mies que envíe trabajadores»? ¿Por qué…? ¡Ah!, es que Jesús siente por nosotras un amor tan incomprensible, que quiere que tengamos parte con él en la salvación de las almas.. (Santa Teresita del Niño Jesus, Carta 135)

El Evangelio según San Mateo (9, 35-10, 8), nos presenta un relato donde nos ilustra el poder milagroso de Jesús y luego la vida misional del Señor. En este relato, hay además un pedido concreto de Nuestro Señor Jesucristo, nos pide orar al Señor de la mies.

Comienza el relato diciendo que: “Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y sanando todas las enfermedades y dolencias”. Este es un cuadro resumido en el que se relaciona la enfermedad del cuerpo y la del alma y se ilustra a Jesús como capaz de hacer grandes prodigios, se le presenta como el gran Médico y Misionero de las almas.

Después que san Mateo ha descrito la vida misional de Jesús por toda Galilea, nos relata que, al ver a las muchedumbres por todas las partes que El recorría, sé enterneció de compasión porque la gente estaba como ovejas sin pastor .

Nuestro Señor que se dirige, literariamente en este contexto del evangelio, a los discípulos: “La mies es mucha, pero los trabajadores pocos”. La mies son esas muchedumbres que aun no conocen a Dios. Hace falta multiplicar su número y continuar la obra misional de Jesús. ¿Qué hacer para ello? Jesús nos da la respuesta. “Rogad”… para que envíe trabajadores para la cosecha”.

Traemos estos datos por ejemplo del libro»Religiosi ieri, oggi e domani», A. Pardilla, del período: 01/01/1965 al 01/01/2011. Los institutos religiosos y sociedades de vida apostólica masculinos han perdido más de la tercera parte de sus miembros. Más alarmante aún, son las cifras correspondientes a las Congregaciones religiosas femeninas o a los institutos religiosos de hermanos. El porcentaje medio de la disminución, siempre en el mismo periodo, alcanza el 59,13%.
No hace falta muchos datos para dolernos de tantas almas que están perdidas, sin haber escuchado en sus vidas hablar de Dios, sin tener padres espirituales y madres espirituales que las guíen al cielo.
Por eso recordamos estas palabras:
El no quiere hacer nada sin nosotras. El creador del universo espera la oración de una pobre alma para salvar a las demás almas, rescatadas como ella al precio de toda su sangre. (Santa Teresita del Niño Jesus, Carta 135)

No hay tiempo que perder, Jesús esta muy interesado en que comprendamos esto,

Rueguen. “orando en la montaña, pedidme trabajadores y yo los enviaré, ¡no espero más que una oración, un suspiro de vuestro corazón…El apostolado de la oración ¿no es, por así decirlo, más elevado que el de la palabra?.. (Santa Teresita del Niño Jesus, Carta 135)

2 comentarios

  1. Maria Delicia Aguero

    Me uno a la oración de Santa Mónica;ofrecer este dolor por la vacaciones religiosa y nuestros jóvenes!!Un via cruces x día (40 días)Apartir de hoy 15/10/19

  2. mafia Teresa Gonçalves pereira

    Nuestro señor…..nos dijo oren para que no caigan en tentación….vayan y prediquen el Evangelio…..!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *