Testimonio de una novicia peruana Maria Fons Bonitatis

Yo sabía que la felicidad estaba en Jesús, pero creo que no fui capaz de palparlo, hasta que decidí inclinar mi cabeza en su pecho, y escuchar los latidos de su Sagrado Corazón.

Luego de 9 meses en el convento, es increìble ver como ese “cuidar tu de mì y yo de ti” no es parte solo de una oración que se reza al Sagrado Corazón, sino que es una promesa totalmente real y verídica que él nos hace por amor.

Siempre escuchamos que Dios no se deja ganar en generosidad, y a veces esperamos grandes cosas, y no nos damos cuenta que el amor está en los pequeños detalles.

Soy Servidora del Señor y de la Virgen de Matará y soy fiel consagrada al Corazón de Jesús.

El día de hoy tomé el Santo Hábito (9 de junio de 2018). Siempre el Corazón de Jesús en los pequeños detalles: la Misa de la Toma de hábitos fue en la Iglesia de la Compañia de Jesús, en Arequipa, que está dedicada al Sagrado Corazón; también mi nombre, yo soy María Fons Bonitatis, que significa María Manantial de Bondad, y es tomado de una letanía al Sagrado Corazón, y es eso, es su Sagrado Corazón el Manantial de Bondad, donde se derraman todas las gracias.

Yo vine acá a Arequipa (la novicia es oriunda de Lima), dejando no solo mi familia, mi carrera, también una parte de mi corazón, en una parroquia del Derby, es el santuario arquidiocesano del Sagrado Corazón. Allí empezó a germinar la semilla de mi vocación, pero no sabía que Jesús me quería en otro campo de batalla, y al principio, no les voy a mentir, me dio miedo dejar mi campo de batalla, ya tenía mi ejército de soldados ahí, pero a veces, simplemente es tomar de la mano a Jesús y lanzarte.

Es increíble ver, que a pesar de que dejé el lugar dónde empecé a amarLo y conocerLo, El no me abandonó, porque los caminos de Dios son muy distintos, realmente El nos sorprende, nos cambia los planes de un momento al otro, nos confunde, a veces nos sentimos solos, pero es confiar! a veces todo se ve oscuro, pero sabes que ahí está, silencioso, escondido, y claro, El en tantas ocasiones te ha demostrado su amor, que ahora es hora de que tú se lo muestres, y decir “ok, yo confío… aunque no vea” …

Le doy gracias a Dios por este día, pero esto no acaba acá, es una batalla que recién comienza, y no hay nada que me alegre más, que saber que tengo mi familia de Pro Ecclesia Sancta y de Avanzada CAtólica, acompañándome con sus oraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *