Testimonio de Karina Sabatino de Solé

Karina Sabatino de Solé (mamá de una aspirante SSVM)

Benditas 40 horas de oración y entrega ! Bendita inspiración y docilidad de almas que devotamente imploran a Dios por la santidad, perseverancia y aumento de vocaciones sacerdotales y religiosas! Porque Tú Señor así lo has pedido: Rogad al Dueño de la mies que envíe obreros porque la mies es grande, mas los obreros pocos.Y así nos enseñas que debemos pedir al Padre porque sólo Él es quien hace el llamado. Y cómo no responder con generosidad, a tus órdenes Señor, a tus órdenes! Aquí nos tienes, unidas en oración, implorándote, especialmente en estas 40 horas, nos bendigas con santas vocaciones, santos varones y mujeres que continúen tu obra redentora en la tierra
Aquí me tienes Rey mío, a tus plantas, suplicándote con todo mi pobre corazón de madre, y aunque indigna sierva tuya me atrevo con confianza e insistencia a pedirte me concedas, si así lo quiere tu Divina Voluntad, que un hijo de mis entrañas llegue algún día a ser otro Cristo, que una hijita mía alcance la inmerecida gracia de ser tu esposa fiel. Lo que tu dispongas ! Me someto humildemente. Tuyos son Señor, santos los quiero, donde tú quieras, cuando tú quieras y como tú quieras !
Y en este ruego se encontraba mi alma cuando mi niña de tan sólo 14 años con gran alegría me confiaba su vocación. Sí, Tú la llamabas , el Amor de los Amores. La felicidad era grande, habías escuchado mi plegaria, como siempre lo haces , cumpliendo tus promesas
Que gracia tan inmensa, cuanto para agradecer y ofrecer. Recuerdo que la abracé con el alma ardiendo y en silencio pronuncié aquella bella oración que grabamos en la estampita de su Primera Comunión: Jesús mío, guárdala como a la niña de tus ojos en tu Corazón.
Y como manifesté al principio de estas líneas vuelvo a exclamar : benditas 40 horas de oración, sacrificio y ofrecimiento por nuestros consagrados. Bendita plegaria que las madres en distintos lugares de esta tierra elevan al Cielo para que el Dueño de la mies envíe muchas y santas vocaciones para gloria de Dios y salvación de las almas.
Animo a que seamos muchas, miles y miles de mujeres orantes por esta causa, brasas encendidas que lleven fuego a todas partes.
Pidamos sin cansancio. VOCACIONES SEÑOR! MUCHAS Y SANTAS VOCACIONES !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *