Sobre el mensaje del Rev. Padre Nieto

Queridos Padres, Hermanos, Seminaristas y Novicios:

El misterio de la Presentación del Señor nos hace dirigir también la mirada a su Santísima Madre que le trae  en brazos y al abrigo de su tiernísimo Corazón para ser presentado en el templo cuarenta días después de su nacimiento.

De este modo, la Virgen Santísima se convierte también en figura de todas las madres que a lo largo de la historia –incluyendo nuestras queridas madres– continúan ofreciendo sus hijos e hijas al Padre Celestial, asociándolos a la única oblación de Cristo, causa y modelo de toda consagración en la Iglesia[1].

Continuar leyendo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *