Oración a la Virgen de Luján

Tener a María Santísima como Patrona delante de Dios significa ponernos como Familia Religiosa totalmente en sus manos, bajo su protección e intercesión. La importancia teológica de este acto es muy trascendente. Es extender lo que individualmente hacemos con el cuarto voto a nivel de toda la institución de la Familia Religiosa. Ella no puede permanecer indiferente ante este solemne acto de devoción y de humilde sumisión. Por esto estamos seguros que se seguirán grandes bienes para nuestras almas consagradas, para toda nuestra Familia Religiosa, para los fieles a nosotros encomendados, para nuestras misiones y obras, y para toda la Iglesia.

María de Luján, madre de todas las vocaciones! Ruega por nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *