Bibiana y el Sagrado Corazón de Jesús

Bibiana y el Sagrado Corazón de JesúsSagrado Corazón de Jesús, hoy llegamos a Ti a tu amado Corazón, presente en el Santí­simo sacramento, simplemente como madres.

Madres que te imploran por estos hijos tuyos: sacerdotes, religiosos y religiosas, para que los preserves de todo mal, para que ensanches su corazón apostólico, y a través de ellos llegues a muchas y muchas almas; Sagrado corazón de Jesús, hoy llegamos a Ti a tu amado Corazón,presente en el Santísimo sacramento, simplemente como madres.

Madres que te imploran por estos hijos tuyos: sacerdotes, religiosos y religiosas, para que los preserves de todo mal, para que ensanches su corazón apostólico,y a través de ellos llegues a muchas y muchas almas; para que ni el cansancio ni el mundo los haga temblar.

Tu sabes, somos mujeres, mamás y siempre tenemos algo que hacer…pero hoy nos detenemos, dejamos nuestra vorágine de la vida diaria, nos ponemos una hora en tu presencia, para pedirte por estos tus hijos predilectos, para pedirte que sean santos.

A veces nos quejamos en voz alta de tantas cosas de los religiosos, de su falta de celo apostólico,de su mal humor, de sus sermones, de esto y de aquello…

Pero :¿cuántas veces en voz baja hemos entrado en comunión contigo para pedirte por ellos?

¿Hemos pensado, que hice yo por esa alma?

¿por ese que se ofreció y dejando todo se consagró a Tu Sagrado Corazón?

¿Hice algún sacrificio, alguna penitencia?

¿Cuántos rosarios desgrané por su misión,por esa que Tu le has encomendado?

Amado Corazón de Jesús, tu que todo lo sabes, y que bien nos conoces, y que envuelves a los hombres en Tu infinita Misericordia… permí­tenos Señor tener mas vocaciones!!!

Regálanos Señor santas vocaciones!!

Sostenlos en los momentos más difí­ciles!

No permitas Señor que el hastío o el aburrimiento oscurezca sus dí­as…

¡Hazlos santos, Señor!!

Te lo pide una madre, te lo piden muchas madres!!

Que Nuestra Señora de Luján, nuestra mamá Luján, tu mamá…los proteja siempre…

Dile a ella, como le dijiste al pie de la Cruz: «he ahí­ a tu hijo», que Ella los tome, los envuelva en Su manto…

Y si Tu quisieras llevártelo Señor, que así­ sea… recíbelos envueltos en el manto de Tu Madre…

Somos madres, Señor, el corazón se aprieta frente a la distancia, frente a la ausencia…

pero somos madres, somos fuertes, somos varonas y las lágrimas no nos pueden cuando hablamos de los religiosos,, cuando rezamos por los religiosos, cuando pedimos por ellos, cuando ofrecemos por ellos…

Amado Corazón de Jesús, escucha a quienes humildemente te imploran por estos hijos y estas hijas tuyas consagrados…

Hazlos fieles a tu amor, firmes en la Fe, bravos en la batallas.Y que perseveren hasta el último momento de sus vidas…

Te lo pide, con todo el amor de un corazón de madre,

Una hija de tu Sagrado Corazón.

 

BIBIANA PRADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *