Por las vocaciones II

40 horas seminaristasSeñor Jesús, por el amor de tu Corazón y por la intercesión de tu Madre, la siempre Virgen María y de su esposo San José, te pedimos humildemente que nos hagas muy de veras agradecidos a todos tus beneficios. Concédenos, sobre todo, en prueba de tu amor para con nosotros, que todos perseveremos hasta el fin en él.

Acuérdate, Maestro bueno, que la cosecha que  ha  de ser  llevada a los eternos graneros es muy grande y los trabajadores pocos. Tú mismo dijiste: Rogad al Señor de la mies que envíe trabajadores a ella. Pues bien, nosotros te pedimos por intercesión de tu Santísima Madre y de San José, que envíes a nuestro seminario muchos y excelentes jóvenes que sean algún día fervorosos obreros de tu campo, dando la mayor gloria a tu Santo Nombre, extendiendo el culto de tu Sagrado Corazón y salvando las almas que Tú has redimido con tu Sangre. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *